Entrar



Test Footer 2


martes, 9 de septiembre de 2014

EL 10, EL CRESPO Y CASCÓN. . .

Septiembre 8 / 2014
     AMÉRICA 3 --  DEPOR 0   
 
EL 10, EL CRESPO Y CASCÓN. . .
 
"..Los partidos los ganan los jugadores...."   Alfio Basile
 
 
Cómo pasa el tiempo, su raudo andar es inclemente.  Es increíble que el partido América VS Depor ya tenga historia propia y se hable de anécdotas y estadísticas de este enfrentamiento.   Con el de hoy se cuentan 11 partidos. Cómo pasa el tiempo, la primera vez que los enfrentamos fue en marzo de 2012.  Esperamos que sea la última vez que en fecha de clásicos juguemos contra este equipo y no contra el verde Deportivo Cali.
 
 
¡GOOOL! El gol llegó primero que los méritos para lograrlo.  Al primer minuto y cuando los pocos asistentes no terminaban de colgar sus trapos, un rechazo corto de Depor fue interceptado por Pérez.  El 10 sincronizó su cabeza en alto y su pierna izquierda para englobar el balón y dejar mano a mano a Lasso que cambió el rumbo del balón y consigo el destino del partido.  ¡GOOOL!   América siguió construyendo los méritos guiado desde su propia zona por  Tapiero que hoy fue como el aditivo que le faltaba al motor del viejo Simca 1100.  Pero el equipo cayó en repetidas imprecisiones que frenaron un poco el impulso vertiginoso que venía de atrás.  Sin embargo se ajustó en la cancha y fue superior, presionaba la salida de su rival y le creaba serias opciones de gol.  Allí Tapiero fue fundamental.  De un anticipo suyo el balón quedo para Pérez que esta vez decidió de forma exquisita acariciar suavemente el balón y hacer un pase al palo para que este de taquito la dejara adentro consumando el segundo ¡Golazo de una definición deliciosa!
 
 
 
El rojo terminaba un primer tiempo  satisfactorio, esperanzador y con asomos de seducción.  Suárez volvió a verse seguro.  Balanta volvió a ser profundo y perforar con su zancada la zona izquierda.  Sierra sintió el peso de la banda de capitán.  Tapiero volvió a ser el alma roja y Pérez aunque muy lejos de los grandes que vistieron la 10 de este equipo, con cada partido y cada toque preciso da pasos certeros  para acercarse a ellos y escribir sus propias crónicas vestido con la camiseta número 10 del América de Cali.
 
 
 
El segundo tiempo fue una prolongación del anterior y sirvió para ratificar la mejoría del equipo.  El rojo lucía tranquilo y amañado con el 2-0.  Hubo más opciones y yerros en la definición así como control de juego y amplitud; el único que no se conectó fue el joven Lucumí que es mejor cuando llega del banco que cuando inicia. El partido estaba resuelto así que la atención se concentró en Cascón a partir de su ingreso.  Es activo, se ofrece como pase, regresa, se tira a un costado, rompe la marca pero es trasparente para sus compañeros. No le tocan el balón.  Cuando el equipo desbordaba y él estaba en posición en el centro del área, el lateral prefería devolverse.   Incluso Pérez con el arquero de frente y su delantero de cara al gol prefirió definir y no darle el espaldarazo de la confianza.  No es el polilla Da Silva, pero si no le dan juego va a ser poco probable que algún día marque un gol en estas tierras.  Qué vaina. 
 
 
Su momento llegó, ¡falta! penalti  que no fue. —Creemos en Diego— le he escuchado varias veces a J.J cuando le preguntan por Cascón.  Montaño tomó el balón como si fuera el capo del vestuario, escupió.  —Tiene todo nuestro respaldo— También ha dicho J.J. Esperaba que del banco, saliera J.J exaltado con su cara colorada ordenando que lo pateara Cascón y también esperaba que el español le rapara el balón y encarara a Montaño diciéndole que el lo patearía. Nada de eso pasó. Ni el técnico le dio la confianza que pregona ni Cascón reclamó su derecho, ninguno tuvo carácter   Pateó muy mal el muchacho Montaño, el arquero atajó, pateó nuevamente, el arquero contuvo de nuevo, martilló de atrás Tello, el arquero atajó otra vez y quedó para que Tapiero marcara un gol con su sello; empujando, guerreando.   Fin del partido, celebración de la cual fue ajeno Cascón; parece que no hace parte del equipo.  
 
 
¡Ganamos! El rojo terminó un partido con una victoria satisfactoria, esperanzadora y con asomos serios de seducción y reconquista. Ya veremos.
 
 
Saludos,
 
MAURICIO BERMÚDEZ --- @MBER226
 

viernes, 5 de septiembre de 2014

UN SUEÑO POSIBLE. . .

Septiembre 4 / 2014
     PEREIRA 1 -- AMÉRICA 1   
 
UN SUEÑO POSIBLE. . .
 
"...Nada sucede a menos que primero sea un sueño..."  Carl Sandburg
 
El árbitro levantó los brazos y el grito herido y contenido por tanto tiempo pudo salir.  Junto a mí un señor con sus ojos inundados abrazaba fuerte a su hijo  susurrándole algo al oído.  Al fondo la estridente popular saltaba cantando como nunca mientras una tempestad de bengalas alumbraba la noche.  El cielo estrellado era rojo,  un rojo intenso que nunca antes había visto.  En la cancha, los jugadores corrían sin rumbo abrazándose,  y las tribunas copadas por el llanto de felicidad, el rostro radiante después de tantas heridas.  Es increíble lo que estoy viendo, solo un escritor de verdad lo podría describir. . . ¡Ascendimos!
 

Reaccioné bruscamente, Morfeo me venció antes que el partido iniciara.  Cuando desperté el primer tiempo se había ido, estábamos con 10 perdiendo 0-1 y los locutores decían que el América de esta noche jugaba como el Depor.  Que solo les faltaba un puñal.

 
El segundo tiempo inició aún con la imagen fresca del ascenso en mi mente.  A pesar de la expulsión y el marcador parecía que el rojo jugaba mejor que el Pereira.  Relataban con angustia cuando Urueña tomaba el balón y fue precisamente el que les hizo narrar: “—Noooooooo, nooooooo puede ser, nos coronaron—“.  ¡GOL! El rojo empataba y su rival perdía a un jugador por doble amonestación. ¡Vamos América carajo!  El equipo siguió intentándolo y al parecer lo que sucedía en la cancha, con un América afanoso del segundo era reflejado en la narración y comentarios de la radio local; estaban desesperados, decían que el segundo de América estaba cerca, decían que América jugaba bien. Y jugando bien seguro que el sueño hermoso del ascenso será posible.
 
 
 
El partido se equilibró, hasta el final hubo opciones para ambos y  cuando nos llegaron nuestro arquero respondió satisfactoriamente.  Una mención especial para Pluto que ha suplido de forma eficiente al titular y ha peleado en franca lid por el puesto.   El partido fue intenso; o al menos eso deduje de los comentarios.  Hablaban de garra y ganas en América, de lo que nos enamoró de este equipo el semestre anterior y que desde Montería no volvimos a ver.   Empatamos en el que quizás haya sido el mejor partido del semestre y el que ojalá sea el punto de inicio para materializar ese sueño tipo obsesión que nos esta carcomiendo a los americanos.  Un sueño hermoso en medio de una terrible pesadilla.  Un buen partido en medio del escepticismo total.  Eso fue esta noche.

 
Y si llenamos el Pascual el lunes.  Y si le decimos al equipo que aquí estamos, que nunca nos hemos ido.  Y si nos aferramos aún más a este sueño.  Podría ser doloroso, pero añoro profundamente poder ver el  cielo estrellado de ese rojo tan rojo que jamás hemos visto.  ¡VAMOS AMÉRICA CARAJO!  
 
Saludos,
 
MAURICIO BERMÚDEZ --- @MBER226
 

lunes, 1 de septiembre de 2014

VOLVER A CREER. . .

Agosto 30 / 2014
     BUCARAMANGA 1 -- AMÉRICA 1   
VOLVER A CREER. . .
"...Se pueden perder partidos, pero no se pueden perder los objetivos..."  José Nestor Pékerman
Qué pasó con el ejército de humildes que el semestre pasado sedujo con el perfume de la ilusión a la hinchada durante 22 partidos.  Dónde quedó la actitud que persuadió a los escépticos.  Por qué cuando más unidos debemos estar, nos alejamos aún mas. ¿Cuál es la posición real que ocupa el objetivo primordial de este camino?  Al parecer todo quedó sepultado en el misterioso partido frente a Jaguares en Monteria. La institución no ha superado esa tenebrosa tarde cordobesa.

Con un estoicismo desgarrador la hinchada que sigue siempre al rojo se quedó fuera del estadio continuando con esta protesta tan dolorosa como necesaria. Dentro de la cancha un medio campo renovado con Tapiero, Sierra, Prisco, Urueña y Pérez esperaba ser la solución a la jerigonza en que han convertido al equipo.  Bucaramanga intentaba y Pluto respondía.  Por nuestro lado, un equipo desordenado, sin ritmo, descoordinado; como un rolo bailando ras tas tas.  Poco fútbol, sin opciones y las excusas de la cancha (que tomó víctimas amarillas y rojas), el clima y el rival empezaban a tomar su lugar.  El primer tiempo se fue con una clara de Pérez y el desborde de Viáfara que cruzó para que Tapiero de forma accidentada marcara el primero. El gol de la tranquilidad para el cuerpo técnico pre avisado en la reunión del viernes.  ¿Hay que volver a creer?